Entrenador Personal en Canarias

¿Empezamos a trabajar? Contáctame.

cheat meal

¿Es necesario hacer un día trampa o “cheat meal”?

Ser constante con tu plan alimenticio puede llegar a ser complicado. Debes tener mucha fuerza de voluntad y cada día es una nueva oportunidad de comenzar. Comer saludable es esencial para un buen vivir, más allá de las razones estéticas, debes hacerlo por salud.

Leer la palabra trampa cuando, de dietas se trata, puede ser un poco chocante, porque se está acostumbrado a que si tienes un régimen de comida debes cumplirlo a cabalidad. De lo contrario sientes que has fracasado por completo.

Comer siempre debe ser un gusto para ti, y si sientes que es un régimen de puros sacrificios es más probable que abandones tu propósitos de buenos hábitos. Lo cual puede hacer muy complicado la consecución de tus objetivos con tu rutina de ejercicios.

El cheat meal o el día trampa es el equilibrio que debes conseguir en tu forma de comer. En las siguientes líneas te explicaré como esta trampa puede ser tu salvavidas a la hora de hacer un plan de alimentación saludable.

¿Qué es un “cheat meal”?

Aleja las concepciones o los conceptos arcaicos sobre las dietas. Mejor aún, piensa que comer sano no es una dieta estricta, sino una forma de alimentarse de mejor manera, lo cual implica ser más flexible con la misma.

Seguro pensarás por qué deberías hacer trampa, puesto que lo más común es que quieras cumplir con tus objetivos. Sin embargo, en el caso del cheat meal, poder consumir alimentos de tu gusto en un determinado momento de la semana puede llegar a ser muy beneficioso para tu bienestar general.

En este caso es la forma perfecta de conseguir lo que deseas en cuanto a tu alimentación. El cheat meal, que es comida trampa en español, es un salto que te das de tus comidas saludables un día a la semana o en casos más estrictos (pero no recomendables, una vez cada siete días).

Este se puede definir como un privilegio que te ganas cuando cumples con una forma de comer adecuada o un plan alimenticio propuesto al pie de la letra durante los días estipulados.

Por ejemplo, muchas persona deciden implementar en sus vida un régimen bajo en hidratos de carbono y grasas. Tras pasar una semana cumpliendo sus propósitos se dan el premio de comerse algo no permitido.

Pizza en el cheatmeal

Beneficios del día trampa

Este salto a las reglas no solo es bueno para darte ánimo a seguir con tus buenos hábitos alimenticios, sino también tiene muchos beneficios para tu salud.

Te ayuda a subir los niveles de energía

En algunos casos, al llevar una dieta muy estricta comienzas a sentir que no rindes de la misma manera en tus entrenamientos. Esto puede ser resultado de un plan alimenticio muy bajo en carbohidratos o calorías, lo cual puede pasar factura en tu “perfomance”.

Allí es donde la comida trampa tiene uno de sus puntos fuertes: Además de saciar el antojo que tengas, sube los niveles de energía.

Las comidas trampas usualmente son las que tienen más porcentaje de calorías y carbohidratos, que a veces el cuerpo necesita después de algunos días sin ellos.

Te ayuda a seguir quemando grasa

Al hacer un cheat meal se producen en tu cuerpo efectos positivos distintos. Uno de ellos es que te ayudará a seguir quemando más grasa. En un plan alimenticio estricto el metabolismo pasa a ser un poco desacelerado, ya que normalmente son planes hipocalóricos.

Darle a tu cuerpo de nuevo lo que has estado suprimiendo hace que no piense que está en modo de supervivencia, y se vuelve a activar, comienza a ser más rápido.

Mantiene la ansiedad al margen

Este día de salto a la dieta puede mantenerte más saciado, lo que te da ánimos para no rendirte. Además de eliminar los antojos durante la semana, los cuales pueden entorpecer tu progreso en la rutina de ejercicios.

Esto ayuda a que tu cuerpo pueda mejorar el metabolismo de los carbohidratos, en el cual se produce un mejor transporte de la glucosa a los músculos.

El organismo se mantiene siempre acelerado gracias a esta comida que se salta las reglas de la dieta. Solo con aumentar en una sola comida la ingesta calórica, puedes conseguir este efecto. Increíble, ¿no?

El cheat meal y el almacenamiento de grasa

Al hacer un plan alimenticio, usualmente piensas en eliminar los carbohidratos o azucares. Este tipo de alimentos siempre han tenido popularidad de ser aquellos que impiden que cumplas con tus objetivos.

Cuando estas en un plan estricto de comidas, disminuyes tu ingesta calórica para perder peso, llega un momento donde tu cuerpo se pone en alerta, porque ha dejado de percibir un alimento que es necesario para él, que le da energía.

Esto produce que tu organismo empiece a almacenar esos elementos suprimidos con más cuidado en modo de grasa, las retiene como a un tesoro, por no saber cuándo las volverá a ingerirlas, lo cual luego puede generar un efecto rebote que pueda ser peor.

Es por ello que la comida trampa pude ayudarte. Si una vez cada cierto tiempo te permites estos alimentos tu organismo no se verá en la necesidad de almacenar grasa como un modo de supervivencia y te sentirás mejor en general.

Tu cuerpo sabrá que de una manera moderada estos nutrientes llegarán a él en un momento determinado. Ya sea una vez por semana o intervalos más largos.

¿Es necesario hacer la comida trampa?

Tus esfuerzos en una dieta estricta debes premiarlos, porque sabes que todos esos días que has dicho que no a caer en tentaciones, no fueron fáciles.

Es bueno que te des un permiso y sientas que la prohibición a la que te has sometido tiene una recompensa. Psicológicamente te ayuda a no bajar los brazos en tu dieta. Es un respiro que te puedes permitir para luego continuar con más ganas.

Si cumples con un plan de ejercicios adecuado y comes de la manera correcta ¿Por qué no darte una recompensa? Es el premio a todo tu esfuerzo. No es estrictamente necesario, pero los resultados que te da son positivos, siempre y cuando lo hagas en una sola comida, no más.

Puede causarte miedo el consumir calorías de más, aunque sea en una sola comida. Pero no debes preocuparte por solamente un plato al día.

Si llevas tu plan de alimentación con mucha disciplina y constancia, más la rutina de ejercicio complementaria, no tienes por qué pensar de más sobre esta comida o empezar a contar las calorías de más que pudiste ingerir en ella.

Toma tu salud muy en serio, pero no te obsesiones con pensar en cada alimento que comes. Solo lograrás sentirte atrapado en un plan que deberías estar disfrutando en cada paso.

¿Cuándo y cómo hacer la comida trampa?

Al estar en un plan de alimentación, comiendo sano y ejercitándote, la comida trampa es muy beneficiosa, pero no es algo que deba hacerse a la ligera. También forma parte del proceso en el que estás, es un salto a la dieta que tienes que tomar con conciencia y responsabilidad.

Muchas personas usan el término “día trampa”, con esto no se refieren a 24 horas de alimentación fuera de lo correcto para tu salud, solo es una o dos comidas al día que se salte las reglas de tu plan nutricional. Puede ser el desayuno, el almuerzo, una merienda o la cena, pero nunca todas ellas en un mismo día.

No hay un día perfecto para hacer la comida trampa, como es un premio que tú mismo permites, eres quien decide cuándo lo hará. Sin embargo, es recomendable que te des este gusto en un día en el que entrenes.

Planea el día que te tomarás para salirte del plan, y date el gusto con tu comida favorita. No tienes porque hacer una vez a la semana si no quieres. Adapta este premio a tus necesidades y gustos.

Después de hacer el cheat meal debes liberarte de toda culpa. No estas desperdiciando el trabajo arduo que has hecho, ni has engordado todo el peso que perdiste.

La comida trampa es un gran aliado a la hora de hacer complementar tu régimen alimenticio. Te da muchos beneficios para tu salud y ánimos para seguir con tu plan de alimentación.

No veas este salto de la dieta como el fin de todo tu sacrificio. Si bien es un premio que tienes bien merecido al cumplir con los objetivos planteados, no es lo que debes tener en mente.

Lo más importante es que te sientas bien con lo que haces, y veas que una buena alimentación y ejercicios son la base para una vida sana, y por lo tanto plena. No te obsesiones contando calorías y esperando ese cheat meal de la semana.

Disfruta cada comida que hagas y vive el proceso con disfrute. La comida trampa es un premio y no el objetivo primordial. No es una obligación semanal, vela como lo que es, un respiro cuando sientes que quieres salirte. Combínala en tu dieta y sentirás los beneficios que te puede dar.

Si te gusta ¡Compártelo!

Facebook
Twitter
Imprimir