vientre

¿Cómo conseguir un vientre plano en poco tiempo?

Consejos infalibles para lograrlo

Lograr tener un abdomen plano es una de las tareas que más se le suele dificultar a las personas que acuden a mí para asesorías personalizadas.

¿Por qué sucede esto? Pues por la simple razón de que no solo se trata de tener una rutina de abdominales efectiva, sino que hay otros factores que entran en juego para lograr ese vientre plano con el que tanto sueñas.

Conseguir un vientre plano en semanas es una tarea totalmente posible. De hecho, es más sencillo de lo que te imaginas si tan solo pones un poco más de disciplina en la misma. A continuación te enseño todo lo que debes saber para que cumplas con tu objetivo de verdad y puedas lucir tus resultados en un bikini en la playa.

¿Cómo tener un abdomen plano en mujeres?

Probablemente te sorprenda mi respuesta, pero es que para lograr tener un vientre plano lo menos en lo que te debes enfocar es en los ejercicios. Es decir, evidentemente son importantes las rutinas de abdominales, pero existen otros dos elementos en los cuales debes hacer énfasis y van a determinar tu éxito:

  • Dieta o plan alimenticio
  • Ejercicios cardiovasculares

Te preguntarás, ¿Pero qué tiene que ver mi dieta o el cardio al momento de lograr unos abdominales de acero? Muy simple: Tu porcentaje de grasa corporal debe ser bajo para que puedas empezar a ver resultados en tu abdomen y, por consiguiente, tener un vientre plano. De lo contrario, no será posible reducir la “hinchazón en la tripa”.

De hecho, el reconocido autor de temas relacionados con ejercicio, fitness y estilo de vida, Matt Murphy, explica en su libro bestseller “El cuerpo que quieres en el tiempo que tienes” que el orden para un abdomen plano es el siguiente: Dieta, ejercicio cardiovascular y por último, rutina de ejercicios. Así puedes hacerte una idea de las prioridades a tomar en cuenta, las cuales cubriremos a continuación.

Consejos para tener un vientre plano en pocas semanas

Estos son algunos de los trucos que te ayudarán a lograr el objetivo. Ten muy claro que esta no es una tarea que vas a lograr de un día para otro, por lo cual es importante que tengas paciencia y sobretodo, perseverancia con pequeños cambios en tus hábitos que, sin duda alguna, te harán tener resultados.

Cambia tus hábitos alimenticios

Como hemos dicho anteriormente, la alimentación es clave.

Es importante que mantengas la línea de 5-6 comidas diarias en menor proporción, de esta manera tu metabolismo se mantendrá estimulado y podrás equilibrar tu nivel de azúcar en la sangre.

¿Y qué tiene que ver el nivel de azúcar en la sangre? Pues, mientras más bajos mantengas estos valores, menores serán los de insulina, que es una hormona que te hace almacenar grasa en tu cuerpo. Pero mucho cuidado, no se trata de dejar de consumir azúcar, ya que sería algo poco saludable, sino de encontrar un equilibrio que te permita lograr tus objetivos.

Ingiere alimentos que te ayuden a tener un abdomen plano

En primer lugar, es importante evitar las comidas chatarras, puesto que estas suelen contener unos niveles de grasa muy elevados. No obstante, de vez en cuando puedes darte tus gustos siempre y cuando estés cumpliendo con las normas generales de tu dieta.

En cuanto a alimentos que te van a ayudar a tener un abdomen envidiable están opciones muy sencillas de conseguir en cualquier supermercado cercano:

  1. Proteínas magras: Son excepcionales para tu rutina de abdominales. Alimentos como carnes magras, frijoles o frutos secos son sin duda alguna de los mejores aliados para el vientre plano.
  2. Lácteos con bajo contenido en grasa: El yogurt, la leche o el requesón son aquellos derivados que son importantes de incluir en tu dieta. Otros alimentos como el helado o el queso duro no son muy recomendables por su contenido en grasa.
  3. Grasas saludables: El pescado, el aguacate y el aceite de oliva son algunas de las opciones de grasas saludables que tienes para tu plan de alimentación. No todas las grasas son perjudiciales, y estas son solo algunas de ellas.

Reduce tu ingesta de azúcar

Recuerda lo que dijimos al principio: Es importante mantener una ingesta baja en azúcar para que tus niveles de insulina no se disparen, puesto que es una hormona que produce que se almacene grasa en tu cuerpo, y eso es algo que se debe evitar a toda costa.

Con reducir la ingesta de azúcar no me refiero a no echarle una cucharadita a tu café de la mañana, sino de tener cuidado con refrescos, jugos pasteurizados y golosinas empaquetadas, puesto que estos suelen tener elevadas cantidades de azúcar refinada que sin duda alguna, no son buenas para el organismo.

Realiza ejercicios aeróbicos o cardiovasculares

De nada sirve matarte en el gimnasio haciendo abdominales, si tienes una capa de grasa que evitara que veas resultados. Por eso, el aliado principal para tu dieta serán los ejercicios que involucren actividades cardiovasculares. No necesariamente tiene que ser correr, si te parece que es muy aburrido. Sino que también puedes bailar, nadar, andar en bicicleta, ¡e incluso el boxeo es una gran opción!

Lo importante es que tengas una rutina en la que al menos tres veces por semana te dediques unos 20 o 30 minutos a elevar tu ritmo cardiovascular para ayudar a reducir tus niveles de grasa corporal.

Incorpora el entrenamiento de fuerza o rutina de abdominales

Finalmente, cuando ya estés encaminada con tu plan de alimentación y ejercicios cardiovasculares, podrás proceder a machacarte en el gimnasio para que veas como sucede la magia al cabo de un poco tiempo. Te sorprenderás lo mucho que podrás lograr con estos tres elementos y, de hecho, está atenta puesto que estaré subiendo rutinas de abdominales en mi web para que puedas maximizar tus resultados lo más posible.

En conclusión

Habrás visto lo que se necesita para que tu vientre sea plano, reducir la hinchazón y lucir tus abdominales como nunca antes. Yo diría que a diferencia de otros grupos musculares, estos son los más complicados no por la dificultad de lograr resultados, que no es difícil. Sino por el desconocimiento que suelen tener las personas acerca de su entrenamiento, que es la real causa de que no logren resultados.

Con esta información, ya tienes el 70% del éxito asegurado. El 30% restante tan solo depende de que tengas disciplina y apliques lo aprendido, ¿Dejarás pasar esa ventaja tan grande que ya tienes? No lo creo.

Si te gusta ¡Compártelo!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on print
Imprimir